En repudio a las amenazas a Venezuela, rechazamos la activación de TIAR

( reproducimos el llamado de Cebrapaz y nos unimos firmemente a este repudio )

La Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó el 11 de septiembre la convocatoria de una reunión que podría reactivar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, el TIAR, propuesto para intervenri en Venezuela. Estados Unidos planea celebrar el evento en Nueva York el 23, la víspera de la apertura de la Asamblea General de la ONU. Demócratas de todo el mundo, Alba Malta norte de Africa y Centro Brasileño de Solidaridad para los Pueblos y Lucha por la Paz (CEBRAPAZ), rechazan esto como otra amenaza para la soberanía de Venezuela.

Como resultado de la presión de Estados Unidos sobre el continente al inicio de la Guerra Fría, el TIAR es un documento que llama a la acción conjunta, incluida la acción militar, para evitar que las «fuerzas externas» pongan en peligro la estabilidad continental. Fue firmado el 2 de septiembre de 1947, en Río de Janeiro, durante la Conferencia Interamericana para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad del Continente, convocada al comienzo de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. TIAR es más antiguo que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), también creada por el impulso estadounidense en 1949.

Además de la intervención militar, se prevén otros mecanismos de presión, como la ruptura de las relaciones diplomáticas y la interrupción parcial o total de las relaciones económicas para aislar a un régimen agresor. El texto del tratado debe leerse a través de la lente de la Guerra Fría: las «fuerzas externas» no eran más que la URSS o los movimientos de la corte socialista. Prueba de ello es que cuando Argentina puso en vigencia el tratado en 1982 para proteger a Estados Unidos y otros países del continente contra la agresión de Inglaterra en vista del conflicto en las Malvinas, no tuvo ningún efecto. Por el contrario, Estados Unidos ha apoyado firmemente al agresor europeo contra una nación de las Américas.

TIAR también fue recordado en 2001 después de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York. Ante el rechazo de los países latinoamericanos a participar en la guerra de Estados Unidos en Afganistán, el tratado fue nuevamente visto como vacío, hasta el punto de que México se retiró en 2002. Venezuela también dejó el tratado en 2012. , bajo la administración de Hugo Chávez, seguido por algunos de los miembros de la Alianza Bolivariana para el Pueblo de América (Alba): Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Los cinco países han considerado a TIAR como un tratado obsoleto, «letra muerta», desde el vergonzoso episodio de las Malvinas.

Sin embargo, el 6 de agosto, la delegación que representaba al líder golpista venezolano Juan Guaidó en la OEA solicitó a la organización que regresara a TIAR. En una maniobra donde las intenciones de militarizar el conflicto interno en Venezuela son claras, Guaidó logró obtener el apoyo de 11 países: Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala, Haití, Honduras, El Salvador, Estados Unidos, Paraguay, República Dominicana.

Sin preocuparse por fingir neutralidad, la OEA también contó el voto ilegítimo de la delegación venezolana, representada por el emisario opositor Gustavo Tarre. A principios de julio, el parlamento del país controlado por la oposición había dictaminado la reincorporación venezolana al tratado, pero la Corte Suprema de Justicia (TSJ) declaró nula la decisión de los parlamentarios.

Tan infame como la posición de la OEA era la posición del gobierno brasileño. En la reunión, el canciller respaldó el discurso del gobierno colombiano de que la presencia de miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Venezuela agravó la crisis en la región y exigió una postura colectiva de los países del continente, en una retórica francamente belicosa. .

Dados estos hechos muy serios, el Centro Brasileño de Solidaridad para los Pueblos y Lucha por la Paz (CEBRAPAZ) expresa su preocupación por la escalada de tensiones en la región. Está claro la participación de Estados Unidos, que ha estado interfiriendo durante años en Venezuela, financiando a los opositores del gobierno legítimo de Nicolás Maduro. Sin éxito en los ataques golpistas y no satisfecho con la profundización de la crisis económica, que causa inmensos problemas para el pueblo venezolano, los Estados Unidos regimentan a los gobiernos títeres en la región, formando una coalición para derrocar al gobierno e instalar un gobierno títere.

Reactivar TIAR es claramente una amenaza ofensiva. Antes de que todos los amantes de la paz se levanten antes de que la coalición liderada por Estados Unidos, en la que lamentablemente participa el gobierno brasileño, propague el flagelo de la guerra entre los latinoamericanos.

Argumentamos que el conflicto en Venezuela sea resuelto por su pueblo soberanamente. Rechazamos la interferencia en los asuntos internos e instamos a los brasileños a repudiar el asedio criminal de su país hermano y los cantos de guerra de gobiernos irresponsables y sumisos. Es hora de alzar nuestras voces al unísono y decir:

¡No a la reactivacion del TIAR! ¡No a la interferencia en Venezuela! ¡No a la guerra! ¡Sí a la autodeterminación de los pueblos!

Fuente : https://cebrapaz.org.br/2019/09/16/em-repudio-as-ameacas-a-venezuela-rechacamos-a-ativacao-do-tiar/