Marco teórico para una conceptualización de la Salud pública-UP- Diceselo!Boletin de informacion 2021


Publicamos este excelente articulo que no ha perdido de su actualidad a pesar de haber sido escrito para la Unidad popular 1970-1973 Chile

Para el gobierno de la Unidad Popular .

 ( actualizado 2021 para el boletin 2021 – Diceselo!)

Eduardo S. Yazigi ,  1969

La historia de Chile ha sido desde la colonización hasta nuestros días, la de un país sujeto a la explotación y dependencia del sistema capitalista mundial cuyo centro hegemónico está radicado en USA, y cuya influencia abarca los países del llamado “tercer mundo” (Asia, África, América Latina)

A esta explotación permanente de nuestras riquezas y a la creciente deformación de las economías dependientes, ha correspondido en el plano de la conciencia y el pensamiento, la penetración de ideologías sustentadoras de dicha dominación. Podemos afirmar que uno de los medios más importantes del imperialismo norteamericano y de las burguesías nacionales que le sirven de soporte, para mantener, la situación de dependencia es la propagación legalización y legitimación de la ideología burguesa, (estructural funcionalista) de modo que incluya a la sociedad global.

Si a nivel mundial observamos una estructura de países capitalistas hegemónicos y desarrollados, que controlan y someten a los países dependientes, por la aplicación de la economía liberal (librecambista) y que responde a la “división Internacional del trabajo” con las consecuencias anotadas más arriba, nacionalmente, este esquema se traduce en Chile, por la existencia de clases dominantes, es decir por la presencia de una permanente lucha de clase.  Sin embargo, nos parece correcto señalar cuál es la estructura institucional de la clase dominante se da con el propósito de mantener su poder hegemónico.

La organización jurídica de la sociedad, es decir, el estado, en la sociedad capitalista, se transforma en el estado burgués, que obedece a la distribución diferencial del Poder. Políticamente la sociedad burguesa crea el “Régimen democrático” así la existencia de los dominados, a quienes se les da la posibilidad de representación democrática, legitiman dicho régimen, adscrito como valor social. Esto implica hacer creer que la existencia de los dominados es normal (o lo que es lo mismo que las diferencias son naturales o normales).

Sobre este punto es valioso el juicio que emitió el pensador Herman Heller: “la justificación de la existencia de una organización social clasista ha descansado en los criterios de la desigualdad natural, cuando no se prefirió legitimarla en cualquier forma como cosa tradicional. Esta superioridad de la clase dominante se reforzo con la teoría de Darwin o con los postulados de la teoría racista”. (es notable el hecho de que en Chile el sometimiento y la explotación de los Mapuches, por el sector latifundista agrario diera origen a una intensa inferiorizacion del pueblo Mapuche, que se manifestó y manifiesta a través del estereotipo. Ej: son flojos, borrachos, ladrones, cochinos, expresiones que con frecuencia se escuchan en la clase dominante).

Hemos dicho que la ideología burguesa es totalizadora, vale decir, que comprende a toda la sociedad, y a todas sus órdenes institucionales. Uno de estos órdenes lo constituye el sector salud, que aun cuando legalmente está definido como un derecho del hombre, dentro de la sociedad burguesa adquiere connotaciones valóricas y sociales que señalaremos a grandes rasgos a continuación.

Una planificación central que se supone propia de una institución de esta especie.

Así el papel de un organismo como este se redefine en términos de que su función es reincorporar individuos al mercado de fuerza de trabajo, ya que la acción curativa se reduce casi a los sectores de la población que de no existir esta agencia estatal no tendrían acceso a ningún tipo de atención sanitaria. Esto nos hace concluir que, a pesar de la existencia del SNS, la Salud sigue siendo una mercancía en Chile y que este carácter no lo perderá en tanto no cambie el marco más general de la sociedad en que se desarrolla.

Los médicos, en especial, los periodistas y políticos durante este periodo se transforman en policías pues mediante una feroz represión y por la obligatoriedad dispuestas por las instancias del poder (comunales, regionales, ministeriales) y de la salud, sancionan con penas de variada intensidad, a quienes se opongan a las medidas declaradas por los gobernantes, tendientes al control social sanitario. Consideran la salud como un negocio Y no como un derecho, y se trata de restituir a los trabajadores, al mercado del capital con la amenaza de la disminución de los salarios en vistas del nuevo implante del capital monopolístico. En la votación para la prolongación del estado de emergencia, en Chile, en el 2021, el gobierno amenazo con suprimir los bonifico y subsidios, ¡en el caso se votará contra! Obtuvo mayoría absoluta para continuar con poderes ilimitados, con el apoyo del partido socialista y del PPD, que serían de la oposición.

Además la política del SNS refleja en su práctica la dependencia externa a que está sujeto al país en su conjunto en el hecho de ser un agente ideológico que difunde la imagen de que el desarrollo económico es un problema de superpoblación, y desarrollando programas de control de la natalidad entre las capas más pobres de la población se alcanzaran altas metas de desarrollo, al tanto que su acción propiamente médica se reduce al ámbito curativo, alegándose para este una falta de recursos, se obedece más bien a un condicionamiento político de su financiamiento.

Todo esto hace que la organización sanitaria de un país capitalista tardío actúe como legitimadora y sostenedora de hechos e imágenes ideológicas proprios de un sistema que tiene en su base más general la explotación y la injusticia social, como es el papel que juega en la mantención de la situación de inferioridad a que es sometida la mujer en el sistema capitalista, a través con su acción combinada con la policía en la reglamentación y control de la prostitución. En otro aspecto , el alcoholismo, que por gracia de su acción se convierten en instituciones , perdiendo su carácter de lacras sociales que por afectar a las clases más bajas , aseguran a las clases dominantes la permanencia y funcionamiento del modo de vida que ellos han impuesto al resto de la sociedad , así la prostitución asegura la estabilidad del matrimonio burgués monogámico y el alcoholismo proporciona un escape a todas las tensiones que el hombre de clase baja sufre como producto de su situación de inferioridad económica y que no tiene consecuencias inmediatas en el funcionamiento del orden social. Estos se constituyen en actos lícitos legalmente, a pesar de la condenación moral de que se les hace objeto.

CONCLUSIONES

1-      La transformación de la situación que hemos descrito supone imprescindiblemente el cambio del marco político social y económico en que se desarrolla la acción sanitaria

2-      Una política sanitaria que se defina como preventiva no tiene sentido dentro de un marco social capitalista dependiente que es por su carácter básico producto de enfermedades para el sector mayoritario de la población. Por lo tanto, reiteramos nuestra convicción de que una política de salud en un gobierno popular debe estar orientada hacia la prevención de los estados patológicos, físicos y sociales.

3-      El marco de una transformación general como lo que suponemos debe tener como definición central una valoración de la salud como un fin en sí mismo en tanto es un derecho del hombre y no un bien, y la organización social se pone al servicio de él y no el contrario.

4-      Sobre la base de una tal concepción se debe planificar una política central que busque la adecuación orgánica de los servicios sanitarios a su meta fundamental

5-      Así todas las disciplinas científicas, organizaciones administrativas y profesionales sólo deben preocupar en tanto cooperan al desarrollo de esta meta central y no al desarrollo de una profesión lideralizada para su provecho en el resto de la organización.

6-      La relación social en que se imparta al servicio sanitario debe incluir al receptor y beneficiarios, pero no hacerlos ya en los términos de dominación o el marco penalista en que se da actualmente debido a que está orientado por intereses que no son de los receptores sino los de los explotadores nacionales y extranjeros.

7-      Buscar la participación de la POBLACIÓN en un programa de salud requiere que el programa se ajuste: a) a sus propios intereses    b) esté formulado en los términos que culturalmente le son propios receptores.

8-      Esta participación de la población solo será efectiva en tanto sea un aspecto más de la participación popular del gobierno

9-      Todo esto pone de manifiesto la urgencia de revisar la estructura de los servicios colectivos de salud en orden, a poner su funcionamiento al servicio de una política sanitaria como la que hemos bosquejado generalmente, usando para esto los criterios políticos democratizantes y la racionalización administrativa.

Fuente : Boletin de informacion 2021- ¡Díceselo! Guerra de clases y propaganda de guerra en un capitalismo en crisis: después de la mentira de «la invasión de la URSS» y luego de los «terroristas islamistas», es el turno de la «pandemia»?

https://fr.scribd.com/document/495707643/Boletin-de-informacion-2021-Diceselo-Guerra-de-clases-y-propaganda-de-guerra-en-un-capitalismo-en-crisis-despues-de-la-mentira-de-la-invasion-de

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.