Perú: La elección de Castillo, un gran terremoto político para el gran capital globalizado ( ESP/FR)


  – La lucha de clases en el Peru

Por  Jorge Martín .

La victoria de Pedro Castillo en las elecciones presidenciales peruanas es un gran terremoto político, que refleja la enorme polarización social y política de este país andino.

La clase dominante sufrió una derrota masiva por parte de las masas, que se agruparon en torno a un líder sindical de maestros militante al frente de un partido, ”  Perú Libre  “, que se autodenomina marxista, leninista y marianista (según Mariátegui, fundador de la organización peruana), movimiento obrero y socialista).

El conteo fue un proceso lento y doloroso, y el resultado final solo se hizo evidente al final, tres días después del cierre de las urnas el 6 de junio. Al momento de redactar este artículo, con el 99,795% de los votos, Pedro Castillo tiene 8.735.448 (50,206%), lo que le otorga una ventaja mínima pero irreversible sobre su rival, la populista de derecha Keiko Fujimori, que ha obtenido 8.663.684 votos (49,794%). .

Incluso en este momento, los resultados oficiales no han sido publicados, con el equipo de Fujimori alegando fraude y presentando docenas de apelaciones. Las masas están dispuestas a defender el voto en las calles. Según algunos informes, 20.000 ronderos ( miembros de las milicias de autodefensa campesina creadas durante la guerra civil de la década de 1990, de las que Castillo forma parte ) irían a la capital a defender la voluntad del pueblo.

Hoy, 9 de junio, se convocó una manifestación masiva en Lima, donde la gente se reunió durante tres noches consecutivas frente a la sede electoral en Castillo .

Fue la extrema fragmentación del voto en la primera vuelta lo que permitió a Castillo presentarse en la segunda vuelta con poco menos del 19%. Sin embargo, su éxito electoral no es casualidad. Es la expresión de la profunda crisis del régimen peruano . Décadas de políticas antiobreras de privatización y liberalización en un país extremadamente rico en recursos minerales han dejado un legado de una democracia burguesa basada en la extrema disparidad de riqueza y la corrupción generalizada.

Cinco ex presidentes están en prisión o acusados de corrupciónTodas las instituciones de la democracia burguesa están extremadamente desacreditadas . Las protestas masivas de noviembre de 2020 fueron una expresión de la profunda ira acumulada en la sociedad peruana.

A esto hay que sumar el impacto de la pandemia COVID-19 y la crisis capitalista. El país sufrió una de las peores contracciones económicas de América Latina (11%) y registró el peor exceso de mortalidad y la peor tasa de mortalidad del mundo, mientras los políticos ricos y gubernamentales se alineaban para vacunarse.

Un voto por un cambio radical

Las masas de trabajadores y campesinos querían un cambio radical y eso es precisamente lo que les representa Pedro CastilloSu campaña incluyó dos ejes políticos principales: la renegociación de los términos de los contratos con las multinacionales mineras (y en caso de rechazo, serían nacionalizadas), y la convocatoria de una Asamblea Constituyente para acabar con la constitución de 1993 redactada bajo la dictadura de Fujimori (padre de Keiko).

Las masas de trabajadores y campesinos querían un cambio radical y eso es precisamente lo que les representa Pedro Castillo. Sus principales consignas electorales: ”  más pobres en un país rico  ” y “palabra de amo” encontraron eco entre los oprimidos, los trabajadores, los pobres, los campesinos, los oprimidos, los indígenas quechuas y aymaras, en particular entre los trabajadores, zonas de clase y pobreza alejadas de los círculos de clase alta con piel clara en Lima.

La autoridad de Castillo proviene de que desafió a la burocracia sindical a liderar la huelga docente de 2017. Para los trabajadores y campesinos, él es uno de ellos. Un humilde maestro rural de raíces campesinas que ha prometido vivir de su salario de maestro cuando asuma la presidencia. Su atractivo es precisamente el de ser un outsider de la izquierda antisistema. Su popularidad revela un profundo descrédito de la democracia burguesa y de todos los partidos políticos.

Aunque Keiko Fujimori no era su candidata favorita, toda la clase dominante peruana cerró filas detrás de ella en la segunda vuelta. Su campaña ha sido cruel. Las vallas publicitarias en Lima proclaman “El comunismo es pobreza” y la gente está amenazada con las Siete Plagas si Castillo gana las elecciones. Sería el candidato del violento Sendero Luminoso (grupo terrorista y guerrillero de los noventa), les dijeron. El premio Nobel Vargas Llosa, quien en el pasado se opuso al poder de Alberto Fujimori desde una perspectiva liberal burguesa, escribió furiosos artículos de opinión afirmando que una victoria de Castillo significaría el fin de la democracia.

A pesar de todo esto, o quizás precisamente por el odio que provocó dentro de la clase dominante, Castillo comenzó la campaña de segunda ronda con una ventaja de 20 puntos sobre su rival. Esta ventaja se redujo a medida que se acercaba el día de las elecciones. En parte porque la campaña de odio empujó a los votantes indecisos hacia Keiko Fujimori, pero también porque Castillo trató de atenuar su mensaje y moderar sus promesas.

Si bien en la primera ronda prometió convocar una Asamblea Constituyente pase lo que pase, ahora ha dicho que acatará la Constitución de 1993 y pedirá al Congreso (donde no tiene mayoría) que convoque un referéndum sobre la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Si bien en la primera ronda dijo que nacionalizaría las minas, ahora enfatiza que primero intentaría renegociar los contratos. Cuanto más lo hacía, más se reducía su ventaja, hasta el punto de que el día de las elecciones su victoria no era más que una piel de dolor.

Contradicciones de clase

Esta estrecha victoria, sin embargo, enmascara la fuerte polarización de clases del país. Fujimori ganó en Lima (65-34) e incluso allí sus mejores resultados están en los distritos más ricos: San Isidro (88%), Miraflores (84%) y Surco (82%). Castillo ganó en 17 de los 25 distritos del país, con victorias masivas en las regiones más pobres de los Andes y el sur: Ayacucho 82%, Huancavelica 85%, Puno 89%, Cusco 83%. También ganó en su ciudad natal de Cajamarca (71%), un área que ha visto protestas masivas contra la minería.

En los últimos días de la campaña, Keiko Fujimori, con un estilo populista clásico, se comprometió a distribuir el dinero de los pagos de las empresas mineras directamente a la gente de los pueblos donde se encuentran las minas.

Fue un intento de distraer a los votantes de la propuesta de Castillo de cambiar los contratos en beneficio de toda la población. Los votantes eligieron por abrumadora mayoría a Castillo en todos los pueblos mineros: en Chumbivilcas (Cusco), 96%, Cotabambas (Apurímac), la base de la MMG china Las Bambas, más del 91%, Espinar (Cusco), donde opera Glencore, más en un 92% ; Huari (Áncash) donde hay una mina conjunta BHP Billiton – Glencore, más del 80%.

Las masas obreras y campesinas que apoyan a Castillo estaban dispuestas a salir a las calles para defender su victoria, mientras Fujimori clamaba fraude y pedía resultados. En los días previos a las elecciones e inmediatamente después, circularon rumores de un golpe militar . Destacados partidarios de Fujimori han pedido a los militares que intervengan para evitar una toma de poder por parte de Castillo.

No hay duda de que parte de la clase dominante peruana está en pánico y ha jugado todos los trucos para evitar que Castillo gane las elecciones. Lo ven como una amenaza a su poder y privilegios, así como a la forma en que han gobernado el país desde su independencia hace 200 años.

Hasta ahora, parece que los elementos más cautelosos de la clase dominante han ganado. Un editorial del principal diario burgués, La República , calificó a Fujimori de irresponsable por gritar fraude. “Apelamos por el liderazgo razonable y reflexivo de los líderes políticos y las autoridades. Necesitamos calmar las calles del interior del país, que se agitan entre la desconfianza y el harto. Eso es lo que les preocupa. Cualquier intento de robar las elecciones en Castillo sacaría a las calles a las masas de trabajadores y campesinos, radicalizándolas aún más.

Esto le da una idea de lo que enfrentará Castillo una vez que haya jurado. La clase dominante y el imperialismo utilizarán todos los medios necesarios para evitar que gobierne. Hemos visto el mismo escenario jugar contra Chávez en Venezuela en el pasado. Destacados miembros de la oposición venezolana, que están preparando el golpe, estuvieron en Lima para apoyar a Fujimori. Utilizarán el Congreso y otras instituciones burguesas, los medios de comunicación, el aparato estatal (hasta e incluido el ejército), el sabotaje económico, para limitar su capacidad de implementar sus políticas.

Defendiendo la victoria: preparándose para la batalla

El programa de Castillo, a pesar de las referencias a Marx, Lenin y Mariátegui en los documentos de Perú Libre, es un programa de desarrollo capitalista nacional . Quiere utilizar la riqueza mineral del país para programas sociales (principalmente educación) y trabajar con “empresarios nacionales productivos” para “desarrollar la economía”. Su modelo es Correa en Ecuador y Morales en Bolivia.

El problema es que tales capitalistas “productivos nacionales” responsables no existen . La clase dominante peruana, banqueros, terratenientes, capitalistas, están estrechamente vinculados a los intereses de las multinacionales y del imperialismo. No les interesa ningún “desarrollo nacional” sino su propio enriquecimiento.

Castillo ahora se enfrentará a un dilema. Por un lado, puede gobernar a las masas de trabajadores y campesinos que lo eligieron, lo que significaría una ruptura radical con los capitalistas y multinacionales. Esto solo se puede hacer confiando en la movilización masiva extraparlamentaria. O puede ceder, diluir su agenda y adaptarse a los intereses de la clase dominante, lo que significa que será desacreditado entre quienes votaron por él, preparando así su propia caída. Si trata de servir a dos amos (obreros y capitalistas) al mismo tiempo, no satisfará a ambos.

Por ahora, las masas peruanas celebran y se mantienen en guardia para defender su victoria. La lucha apenas ha comenzado. Cada paso que da Castillo debe ser apoyado. Sus vacilaciones o retrocesos deben ser criticados. Los trabajadores y campesinos solo pueden confiar en sus propias fuerzas y estas deben movilizarse para asestar un golpe a la oligarquía.

Mariátegui, en la conclusión de su “  Punto de vista antiimperialista ”, documento que presentó a la Conferencia Latinoamericana de Partidos Comunistas en 1929, dijo:

“En conclusión , somos antiimperialistas porque somos marxistas , porque somos revolucionarios, porque al capitalismo , oponemos el socialismo como un sistema antagónico, llamado a sucederlo. “

Su punto de vista es hoy más relevante que nunca.

Fuente : les 7 du quebec (FR)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .