Génesis de la pandemia de C19: mezcla de intereses financieros y militares. Papel crucial de la CIA y el Pentágono


Las verdades que han surgido en los últimos tiempos definen los rasgos de los responsables del brote pandémico. El hecho de que el virus Sars Cov 2 sea de origen natural o resultado de un accidente de laboratorio sigue siendo objeto de complejos estudios científicos, pero en cualquier caso el conocimiento de algunos elementos incontrovertibles pone de manifiesto cómo existen responsabilidades muy serias que predisponen la génesis de la enfermedad.

Para entender bien toda esta historia, es necesario entender que las guerras, desde 1917 hasta hoy, nunca se han extinguido, solo se han cambiado de ropa, y el fin de la Guerra Fría ha abierto nuevos escenarios de conflictos «híbridos» que son luchó con diversas armas.: financieras, comerciales, tecnológicas, mediáticas y también químicas / microbiológicas.

Históricamente, la CIA y el Pentágono siempre han jugado un papel fundamental en todas estas operaciones, en ocasiones se revelaron voluntariamente, en otras ocasiones actuaron en la oscuridad, creando una narrativa que los exoneró y atribuyendo el papel de enemigo de toda la humanidad. , al objetivo de turno identificado por ellos. Estudiar a la CIA y al llamado «Estado profundo» estadounidense significa comprender su papel como hegemónicos en el arte de la guerra. Los expertos en el ejército saben bien que el primer paso para justificar una guerra es obtener el consentimiento del pueblo. De aquí proviene la campaña de difamación contra Beijing y el cómo y por qué se eligió el laboratorio de Wuhan como epicentro del conflicto.

Hoy se sabe que las aguas residuales de Milán y Turín, a principios de diciembre de 2019, ya estaban infestadas con el virus Sars Cov-2. También en otras partes del mundo (Estados Unidos in primis y la frontera ruso-ucraniana) se han producido episodios de neumonía grave atípica, a lo largo de 2019, mucho antes de la identificación de Wuhan como epicentro de la pandemia. Sin embargo, estos datos nunca quisieron ser reconocidos. Pero, se llevó a cabo un trabajo minucioso en todo el laboratorio de microbiología de Wuhan para encontrar casos detallados, que en otras partes del mundo se conocían como «neumonía atípica». Así que a partir de Wuhan ya no hablaremos de «neumonía» en un sentido general, sino de un virus detallado, con características muy precisas en cuanto a patogenicidad y contagiosidad.

Pero, ¿cómo nació el laboratorio de Wuhan? El laboratorio fue encargado por el presidente francés J. Chirac en el año 2000, construido con materiales y técnicas francesas, inaugurado por B. Cazeneuve, premier francés de esos años. Nació como un laboratorio de investigación en microbiología, dentro de un proyecto de cooperación chino-francés. Los estadounidenses, que siempre han sido hegemónicos en geopolítica, entendieron que Francia y China podían representar peligrosos competidores en el campo de la investigación microbiológica y, por lo tanto, compraron todo el laboratorio, ¡convirtiéndose en los ÚNICOS propietarios y administradores! 

El aparato federal de Estados Unidos puso el dinero, trajo científicos e incluso a los inspectores de su Ministerio de Relaciones Exteriores para verificar que todo estaba funcionando bien. En el laboratorio de Wuhan trabajarán, a lo largo de los años, Investigadores estadounidenses en colaboración con chinos. 

El propósito de estas colaboraciones fue potenciar la investigación que se llevó a cabo en el laboratorio de Fort Detrick en Estados Unidos, de hecho los dos laboratorios trabajarán en los mismos programas idénticos, en las mismas condiciones de seguridad y con un intercambio constante de know-how. . Estos programas científicos llamados GOF (ganancia de función, o «ganancia funcional») se basan en experimentos extremadamente peligrosos. Tanto es así que una gran parte de la comunidad científica internacional ha solicitado reiteradamente la eliminación de estos programas. La cima de la pirámide mundial de ensayos del GOF es Antony Fauci, director del organismo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) del Departamento de Salud de EE. UU. Desde 1984. 

Punto 2: red mundial de laboratorios de microbiología estadounidenses, control de territorio extranjero en el contexto de una guerra híbrida.

Los experimentos de ganancia de función ( gain function) se llevaron a cabo no solo en Wuhan sino en todo el mundo. A partir de la presidencia de Bush, hacia 2006, se dio la orden, oficialmente de protección contra el terrorismo, de construir más de 200 laboratorios militares en todo el mundo, 54 de los cuales son de máxima seguridad. Muchos de estos laboratorios rodean Rusia y China, solo para subrayar el papel geoestratégico de los propios laboratorios. En Ucrania, por ejemplo, los estadounidenses han construido hasta 16 laboratorios de este tipo, violando por completo la Constitución de ese país. El descubrimiento de laboratorios ucranianos ocurrió casi por accidente. Dado que estos se encuentran a lo largo de la frontera con Rusia, una epidemia muy extraña caracterizada por síntomas respiratorios severos estalló repentinamente en esta área en 2018. Mientras busca posibles causas, Resultó que todos los brotes que han surgido se colocan «en un círculo» alrededor de uno de estos laboratorios estadounidenses. Peor aún se ha hecho en Georgia, de hecho en el país caucásico hay una denuncia oficial al Parlamento. 

Si nos fijamos en los lugares donde se han producido las principales epidemias en todo el mundo, en los últimos 10-12 años, resulta que cerca de estos brotes de infección hay laboratorios militares estadounidenses en los que se llevan a cabo experimentos del GOF. Brote de ébola en África es un ejemplo. En este caso, se llevaron a cabo experimentos de ganancia de función en uno de los virus más mortíferos del mundo. Lo mismo ocurre con las últimas epidemias de Mers o Nipah

Punto 3: similitudes entre el laboratorio de Wuhan y el de Fort Detrick.

Los laboratorios de Fort Detrick y Wuhan siempre han estado en simbiosis, ambos trabajando en los mismos proyectos, los mismos tipos de experimentos, los mismos investigadores, con los mismos sistemas de seguridad. Fort Detrick era el laboratorio de investigación biológica más grande del mundo, era un laboratorio militar bajo la supervisión del Pentágono. La investigación militar fue apoyada por un centro de investigación civil dirigido por Fauci.

Esta mezcla de civil y militar es fundamental para comprender todo lo que ha sucedido. Todo esto tiene que ver con cuestiones militares, y por militares nos referimos a la producción de armas biológicas. Sin embargo, la parte de la investigación civil es igualmente crucial, en particular la investigación realizada por las empresas farmacéuticas que producen vacunas.

La lógica de esta mezcla es tener un antídoto contra un arma biológica, por eso en estos laboratorios se unen la investigación científica y la civil, para que quienes posean el arma puedan defenderse de su posible liberación sin ser una víctima. Un documento del Gobierno de Australia que data de 2010 establece fundamentalmente que: el Gobierno sabía con certeza que en este momento existe un arma biológica que tiene prioridad sobre otras armas, porque se considera la más efectiva, un arma biológica de clase A y es la arma a Sars. A pesar de la Convención de Ginebra de 1926, 15 países del mundo poseen armas biológicas.

Punto 4: Incidente de Fort Detrick.

En 2018, un análisis de las aguas residuales de la zona aledaña al laboratorio reveló contaminación con una serie de virus y, rastreando el origen de estas aguas, se dieron cuenta de que provenían de ese laboratorio. La causa de este accidente parece deberse a un error humano al no reemplazar los filtros de aguas residuales. El Pentágono activa inmediatamente una inspección que muestra que el laboratorio está lleno de fallas, sin embargo, no se tomó ninguna medida. En junio de 2019, comenzó a desarrollarse una epidemia de neumonía atípica en los alrededores de Fort Detrick, hecho que informaron todos los periódicos locales de la época, pero también el New York Times y el Washington Post. Después de unas semanas se cierra el laboratorio. Algunos estudios estadísticos han calculado que había unos 10 en la zona. 000 muertes más que el promedio normal y algunas de estas muertes ocurrieron en los hospicios que albergaban a los veteranos de guerra. Esto se debe a que los pacientes de Fort Detrick iban a ser tratados en un hospital militar cercano al laboratorio y los médicos que atendían a los enfermos eran los mismos que luego acudían a los hospicios de los veteranos de guerra.

Punto 5: simulación Crimson Contagion 2019.

Según una reciente investigación periodística, algunas coincidencias y situaciones anómalas ocurridas en Estados Unidos levantarían sospechas sobre el verdadero origen del virus. En primer lugar el de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) de EE. UU. Que, ante una disminución de 940 millones de dólares en su presupuesto, incrementó en una vez y media el programa de planificación y respuesta a la influenza respecto a 2018. Una jugada muy previsora, según la investigación, dado que en la temporada 2019-20, las infecciones en EE. UU. Se produjeron antes de lo habitual, con el pico más alto de los últimos 16 años, además de la propagación en muchas partes del país. país de neumonía y enfermedades respiratorias de causa desconocida.

El CDC, como se sabe, ordenaría más tarde el cierre del laboratorio de Fort Detrick. Poco antes de cerrar el laboratorio, el Departamento de Defensa habría hecho un llamado para financiar proyectos bioquímicos, incluido uno con un nombre sorprendente: “DESARROLLO DE PEQUEÑAS MOLÉCULAS PARA TRATAR NUEVOS VIRUS”. El proyecto se puso en marcha el 2 de mayo de 2019, en el mismo mes en que el Instituto Nacional de Salud firmó un convenio de colaboración con la farmacéutica MODERNA, para la investigación de vacunas frente a un tipo de coronavirus. La cooperación de vacunas con la compañía farmacéutica (dirigida oficialmente al síndrome de MERS) se llevó a cabo en un laboratorio fundado por el Dr. Ralph Baric, virólogo conocido por su investigación sobre el coronavirus y autor de la clonación del SARS que tuvo lugar en 2003 en Fort Detrick.

 La encuesta luego se centró en la simulación CRIMSON CONTAGION 2019 que, de enero a agosto de 2019, puso a prueba la capacidad de Estados Unidos para responder a una pandemia de sorprendentes similitudes con las de COVID 19. Esta operación advirtió a Estados Unidos sobre las implicaciones que podrían tener. desencadenado por la pandemia. El simulacro de pandemia de 2019 destacó áreas de preocupación para los funcionarios estatales y federales.

En Chicago, en agosto de 2019, las agencias federales realizaron una simulación para ver cómo una nación manejaría una pandemia, específicamente una epidemia global mortal sin cura conocida. El ejercicio puso de relieve una serie de deficiencias nacionales, incluida una cantidad insuficiente de atención médica. Se llama «ejercicio funcional de contagio de la zona carmesí». The New York Times fue el primero en informarlo y publicarlo. Fue un ejercicio de gripe, no de coronavirus, pero el documento apunta a áreas problemáticas específicas para un brote hipotético que, proféticamente, comienza en China y llega a Chicago. El 13 de agosto, funcionarios federales, estatales y locales comenzaron el simulacro en Illinois y otros 11 estados, desde Arizona hasta Connecticut.

El escenario: un brote a gran escala de nueva gripe que comienza en China y se propaga rápidamente, detectado por primera vez en Chicago, crece a dimensiones pandémicas por contagio de persona a persona. Las vacunas acumuladas, nuevamente según la simulación, no son suficientes y, además, inadecuadas para contener el virus (¡escenario inquietantemente demasiado similar a la realidad que realmente ocurrió!).

Involucrados en el ensayo nacional: 19 empresas federales, 12 estados, 74 organizaciones de salud locales, 87 hospitales. Según el informe, los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca fueron informados durante el simulacro.

Hallazgos clave: Fuentes de financiamiento federal insuficientes para una gran pandemia de gripe. Confusión sobre cómo hacer cumplir la Ley de Fabricación de Defensa Pandémica. La cadena de suministro médico y la capacidad de producción actuales no han podido satisfacer la demanda. La producción mundial no podría satisfacer la demanda interna de equipos de protección personal y suministros auxiliares. La Dra. Allison Arwedy estuvo íntimamente involucrada en la simulación y, como resultado, aumentó la preparación general de la ciudad de Chicago. El alcalde Lory Ligthfoot fue franco en una conferencia telefónica con los periodistas: «Para mí está claro que el gobierno federal no nos ayudará», dijo. El ejercicio contó con la presencia del Departamento de Salud Pública de Chicago, la Oficina de Manejo de Emergencias y Comunicaciones, así como el Departamento de Salud del Estado. Aunque tanto el informe como el Dr. Arwedy elogian a muchas agencias federales por colaborar y elaborar una estrategia de respuesta, la simulación de la pandemia predijo consecuencias desastrosas: 110 millones de pacientes, 7,7 millones de hospitalizaciones y 586.000 muertes, todo en los Estados Unidos en ausencia de una respuesta nacional coordinada.

Punto 6: Ecohealth Alliance

En los Estados Unidos se han llevado a cabo políticas de privatización extremadamente agresivas desde finales de la década de 1980 en adelante. Dentro de esta lógica, el Gobierno y en particular el Pentágono han establecido fondos para construir y financiar muchos laboratorios de investigación y encomendar esta gestión no a sus autoridades militares o civiles sino a entidades privadas. El más importante de estos se llama ECOHEALTH ALLIANCE que es una fundación sustentada en tres grandes pilares, el primero de estos es el asesoramiento legal de algunos estudios atribuibles a la CIA El segundo pilar lo representan algunas grandes empresas farmacéuticas que trabajan en vacunas como ejemplo Boehringer Ingelheim.

 El tercero está formado por los tres grandes gigantes financieros: BLACKROCK, VANGUARD, STATE STREET CORPORATION, principales accionistas de todas las grandes empresas farmacéuticas. Ecohealt Alliance trabaja exclusivamente mediante la realización de experimentos de ganancia de función, que no se pueden hacer en todas partes del mundo y que habían sido prohibidos por Estados Unidos y luego reautorizados por Trump en 2017, pero en condiciones de extrema rigidez legal tales que fue muy difícil acceder a la financiación.

 El director científico de la fundación es también un destacado científico de la OMS que formará parte de la delegación de científicos enviados a China por la propia OMS para investigar los orígenes del virus. Su nombre es Peter Daszak. 

Ecohealth Alliance ha tenido estrechas relaciones con el Instituto de Virología de Wuhan durante años, relaciones que se han oscurecido deliberadamente en el curso de las publicaciones científicas. La fundación, que cuenta con prestigiosas compañías farmacéuticas como Johnson & Johnson que trabajaba en Wuhan, se encontró en una grave condición de conflicto de intereses que surgió de las 528 páginas de documentos publicados hace unas semanas por el NIH (Instituto Nacional de Salud). , la agencia del departamento de salud estadounidense.

 Un río de dinero público y conocimientos que desde Estados Unidos a través de la Ecohealth Alliance, con Daszak como principal inversor, se han inyectado durante años en los institutos de investigación chinos, incluido el de Wuhan. 3,7 millones de dólares de 2014 a 2020 que arrojan nueva luz sobre los experimentos que se llevaron a cabo en China, experimentos que no pudieron realizarse en suelo estadounidense y que, por lo tanto, se llevaron a cabo en otros lugares. Estos documentos fueron difundidos tarde por el NIH, solo para tratar de ofuscar esta realidad, que solo salió a la luz gracias a una demanda presentada por el sitio de investigación INTERCEPT contra la agencia de salud estadounidense cuyo director, Francis Collins, es el hombre de confianza de Fauci. 

Parte de estos experimentos con virus Sars se realizó en los denominados «ratones humanizados» que poseían el genoma completo de un ratón y un solo gen humano que está en el gen del receptor ACE2 al que se unen las proteínas SPIKE. De esta forma, los investigadores pueden seleccionar un virus adaptado a los humanos cuando al principio solo tenían un virus adaptado a una especie animal que, por lo tanto, no podría haber infectado a los humanos. En el documento de financiación de los NIH, los investigadores mostraron sus resultados preliminares en los que multiplicaron la tasa de infección en los pulmones por 10.000 veces.

 Un experimento que aumenta la virulencia de un virus en 10.000 veces es muy arriesgado. No solo eso: los ratones, a los pocos días de ser infectados con los nuevos virus «quiméricos», habían perdido hasta un 20% de su peso, signo de la mayor agresividad del virus. Bajo las reglas de financiamiento estadounidenses, si ocurre algo potencialmente peligroso durante los experimentos, como la replicación más rápida que el virus original, todo debe detenerse y los gerentes de los NIH notificados. Los NIH admitieron que la Ecohealth Alliance no cumplía con los estándares de seguridad.

Ha surgido la verdad sobre un proyecto que finalmente no fue financiado, pero que es muy interesante por sus implicaciones. Peter Daszak y Ecohealt Alliance lo habían propuesto al Departamento de Investigación Militar de los Estados Unidos (DARPA). La propuesta se presentó en 2018 a la agencia gubernamental, que se encargó de desarrollar nuevas tecnologías para uso militar. El proyecto tiene un nombre alusivo, «DEFUSE» . 14 millones de dólares, tres años y medio de investigación para identificar nuevos coronavirus similares al Sars en Asia para prevenir el riesgo de «salto de especies» en apoyo del ejército estadounidense, a menudo empleado en regiones con riesgo de enfermedades infecciosas. Entre los socios, una serie de prestigiosas universidades estadounidenses a las que se iban a enviar las muestras. Aunque este proyecto no ha sido aprobado, debido a la falta de datos fundamentales a nivel ético y social, se sabe que está buscando datos nuevos y “más seguros” para poder obtener financiación, ¡así que está lejos de morir! Esto da la medida de lo que es Ecohealth Alliance.

Hace unas semanas se aprobó una enmienda en los Estados Unidos para evitar que el Departamento de Defensa financie la Ecohealth Alliance, pero la asociación de Peter Daszak en los últimos años ha recibido fondos significativos de otras agencias gubernamentales estadounidenses, sobre todo el instituto dirigido por enfermedades infecciosas por Anthony Fauci

Punto 7: la verdad antes del covid 19.

Vivimos en una era en la que se invierte mucho dinero para tratar de entender qué puede pasar en el futuro. En cuanto al virus, estamos ante un hecho que ha cambiado el mundo y ha puesto de rodillas a las estructuras sociales. En un mundo donde todo está previsto, hubiera sido extraño no haber podido prever tal calamidad. Casi todos los gobiernos y organizaciones científicas del mundo, desde hace 18 años, han estado tratando de cazar coronavirus en un intento por hacer frente a sus efectos y prevenir sus costos. Por lo tanto, ya a partir de 2019, había una imagen muy precisa de lo que sucedería, no solo en sus modalidades tal como se desarrolló realmente, sino también de los desastres económicos, políticos y sociales reales que se producirían. El ejercicio Crimson Contagion cubrió la Casa Blanca, todos los ministerios empezando por el Pentágono, los 17 servicios secretos, los principales institutos de investigación y universidades, multinacionales, bancos y empresas financieras. Todas estas entidades, durante 8 meses, de enero a agosto de 2019, simularon una pandemia de Coronavirus. 

De esta simulación nació el informe Crimson Contagion. Lo que estaba escrito en este informe se hizo realidad entonces, como si la inconsistencia de los sistemas de salud, la inadecuación de las vacunas y el prototipo del pase verde, hubieran sido previstos o, maliciosamente, manipulados. 

El gobierno británico y la OMS también llevaron a cabo pruebas socio-sanitarias similares que también fueron realizadas por particulares como la Fundación Bill y Melinda Gates y el Foro Económico Mundial que simularon el EVENTO 201 EJERCICIO PANDÉMICO GLOBAL, un evento similar al Crimson Contagion.

Conclusión

Durante dos años el mundo entero ha empañado a la República Popular China al señalarla como la única y voluntaria culpable de todo lo sucedido, oscureciendo, además, el inmenso trabajo que ha realizado China para asegurar un sistema de salud capaz de absorber el impacto. . de tal desastre. De hecho, Pekín ha implementado políticas para contener la pandemia que han dado resultados excepcionales, como también ha sucedido en Cuba y Vietnam, a diferencia de un Occidente neoliberal donde los muertos ni siquiera tenían derecho al entierro como sucedió tanto en Estados Unidos. también en Brasil, Ecuador e India.

El caso italiano es emblemático de los desastres que puede provocar el neoliberalismo científico, como nos enseñan las investigaciones sobre la falsificación del plan pandémico y la gestión de las RSA.

El mundo de hoy debe disculparse con China y aprender de ella sobre cómo planificar los sistemas nacionales de salud.

De Antonio massara

Fuente : La riscossa info via Lantidiplomatico

Traducido por Bureau Alba Granada North africa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.