A las puertas de la mayor crisis de la historia del capitalismo- Nuestras tareas- Informe político de la Coordinación de Núcleos Comunistas.


Cada vez hay menos ganancia: la plusvalía sólo se puede extraer del trabajo humano.

Además, el desarrollo de las fuerzas productivas está frenado por el capital porque no produce ganancia cómo desde el comienzo del capitalismo. La salida de cada una de sus crisis «de onda larga» se asoció a grandes innovaciones tecnológicas.
Admitiendo que el capitalismo ha perdido la capacidad de «sanearse» a sí mismo, el proyecto del gran capital consiste en dar un puñetazo en el tablero de juego, provocar una gigantesca destrucción de la economía, cambiar las formas de extracción de plusvalía de la clase obrera mediante las nuevas tecnologías, y llevar a cabo una reducción del empleo que calculan en un 40%. Todo ello adoptando las medidas represivas necesarias para neutralizar resistencias.
La bancarrota de Occidente a gran escala está servida; y las oligarquías mundiales, los dueños de la Deuda, es decir, de todo lo que poseemos, se preparan para apropiarse de todas las garantías públicas y privadas de la misma.
Esa es la gran reestructuración, la utopía del Gran Reset que anunció el Foro de Davos, como expression concentrada del programa de las clases dominantes.
Obviamente, esta quimera de gobierno global confronta con las fuertes tendencias hacia la
multipolaridad que hace tiempo se vienen consolidando,protagonizadas por Rusia y China, y que cada vez involucran a un mayor número de países «periféricos».

La ofensiva del imperialismo de EE.UU. y la UE contra Rusia y China es una pieza clave de todo este proceso de reestructuración capitalista a gran escala.

El incremento exacerbado de los ataques contra estos dos enormes países se debe a que ninguno de los dos puede ser incluido en la bancarrota general.
Todo indica que el tsunami está a punto de llegar. La inflación desbocada, la subida de los tipos de interés y las condiciones impuestas por el BCE para el rescate de Italia, Grecia, Portugal y España, acelerarán los recortes de las pensiones y de los salarios, el desmantelamiento de los servicios públicos y las privatizaciones de todo lo que pueda ser vendido. Los recortes y privatizaciones son uno de los instrumentos esenciales de incautación de lo público y de nuestros salarios y pensiones.

Las clases dominantes esperan que el estallido social se produzca y para ahogarlo han venido preparando y acrecentando su aparato jurídico y represivo.
¿Qué hacer? lea las tareas del informe en el enlace